Algunas sustancias son dúctiles. La ductilidad es la propiedad para convertirse en hilos delgados. Los metales, como el cobre y el acero, son sustancias dúctiles y por ello se emplean para fabricar hilos conductores o alambres. TambiĆ©n las fibras que se emplean para fabricar tejidos son sustancias dúctiles, al igual que los plásticos.

Relacionada con la ductilidad está la maleabilidad. Muchas sustancias dúctiles son maleables. La maleabillidad es la propiedad para convertirse en láminas delgadas.

Los metales y plásticos son, además de dúctiles, maleables. Las fibras textiles, sin embargo, aunque son dúctiles y se hacen con ellas hilos delgados, no son maleables.